martes, 31 de mayo de 2011

151/365

Coffee break by rutroncal

Coffee break, a photo by rutroncal on Flickr.
Definición de Coffee Break de la "Wikipedia"... curioso... ¿verdad?

A coffee break is a routine social gathering for a snack and short downtime practiced by employees in business and industry, corresponding with the Commonwealth terms "elevenses", "morning tea", "tea break", or even just "tea". An afternoon coffee break, or afternoon tea, sometimes occurs as well.
The coffee break allegedly originated in the late 19th century in Stoughton, Wisconsin, with the wives of Norwegian immigrants. The city celebrates this every year with the Stoughton Coffee Break Festival.[5] In 1951, Time noted that "[s]ince the war, the coffee break has been written into union contracts".[6] The term subsequently became popular through a Pan-American Coffee Bureau ad campaign of 1952 which urged consumers, "Give yourself a Coffee-Break — and Get What Coffee Gives to You."[7] John B. Watson, a behavioral psychologist who worked with Maxwell House later in his career, helped to popularize coffee breaks within the American culture.[8]
Coffee breaks usually last from 10 to 20 minutes and frequently occur at the end of the first third of the work shift. In some companies and some civil service, the coffee break may be observed formally at a set hour. In some places, a "cart" with hot and cold beverages and cakes, breads and pastries arrives at the same time morning and afternoon, an employer may contract with an outside caterer for daily service, or coffee breaks may take place away from the actual work-area in a designated cafeteria or tea room.
More generally, the phrase "coffee break" has also come to denote any break from work.

lunes, 30 de mayo de 2011

150/365. El Valor del Tiempo

Terminando con el Lunes, originalmente cargada por rutroncal.

Hoy he llegado relativamente pronto a casa... he podido descansar, y finiquitar tranquilamente el Lunes de esta semana que comienza.
La semana va a ser dura, me esperan tres jornadas con 10 horas de formación al día (2 grupos cada día) y voy a tener poco tiempo disponible, pero... voy a aprovechar el tiempo del que pueda disponer cada día, el valor al tiempo lo damos nosotros, nosotros decidimos qué hacer con nuestro tiempo y en muchas ocasiones es la percepción del mismo la que nos agobia...
Casualmente, el curso que imparto es "Gestión del Tiempo" ... (¿casualidad?)

Esto por supuesto... me recuerda a otro cuento: El Banco del Tiempo.

"Imagínate que existe un banco, que cada mañana abona en tu cuenta la cantidad de 86.400 €.

Ese extraño banco, al mismo tiempo, no arrastra tu saldo de un día para otro: cada noche borra de tu cuenta el saldo que no has gastado.

¿Que harías?... imagino que retirar todos los días la cantidad que no has gastado, ¿no?

Pues bien: cada uno de nosotros tenemos ese banco... su nombre es Tiempo. Cada mañana, ese banco abona en tu cuenta personal 86.400 segundos. Cada noche ese banco borra de tu cuenta y da como perdida cualquier cantidad de ese saldo que no hayas invertido en algo provechoso.

Ese banco no arrastra saldos de un día a otro; no permite trasferencias. Cada día te abre una nueva cuenta.

Cada noche elimina los saldos del día. Si no usas tu saldo durante el día, tu eres el que pierdes. No puedes dar marcha atrás.

No existen cargos a cuenta del ingreso de mañana: debes vivir el presente con el saldo de hoy.

Por tanto, un buen consejo es que debes invertir tu tiempo de tal manera, que consigas lo mejor en salud, felicidad y éxito.

El reloj sigue su marcha... consigue lo máximo en el día.

Para entender el valor de un año, pregúntale a algún estudiante que repitió curso...
Para entender el valor de un mes, pregúntale a una madre que dió a luz a un bebe prematuro...
Para entender el valor de una semana, pregúntale al editor de una revista semanal…
Para entender el valor de una hora, pregúntale a los amantes que esperan para encontrarse...
Para entender el valor de un minuto, pregúntale al viajero que perdió el tren...
Para entender el valor de un segundo, pregúntale a una persona que estuvo a punto de tener un accidente...
Para entender el valor de una milésima de segundo, pregúntale al deportista que ganó una medalla de plata en las olimpiadas….

Atesora cada momento que vivas; y ese tesoro tendrá mucho más valor si lo compartes con alguien especial, lo suficientemente especial como para dedicarle tu tiempo... y recuerda que el tiempo no espera por nadie"

Feliz Semana... nos esperan muchos segundos para invertir.

domingo, 29 de mayo de 2011

149/365. Creencias limitantes


Etiquetas..., originalmente cargada por rutroncal.
Cuando hablamos de personalidad, seguro que más de uno ha tenido la ocasión de ver la famosa figura del "iceberg" para explicar la estructura de la misma ¿es así?
La esencia del iceberg es dar a entender que lo que mostramos de nosotros mismos es la superficie, los comportamientos, las conductas, nuestra forma de comunicarnos y relacionarnos y en cierto modo la parte más visible de nosotros.
¿Qué hay en la parte más profunda de nuestro iceberg? nuestra esencia, nuestra identidad, nuestro carácter, nuestros valores y creencias, etc...
Para comprender de dónde nacen las creencias, hemos de identificar cómo somos, dónde tenemos ubicados nuestros valores, pues nuestras creencias más firmes parten y se desarrollan a través de la interpretación de nuestros valores.
Estas creencias, no fueron siempre limitantes, esto ya lo explicamos en otro post, pero sí que pueden llegar a serlo y nos tocará hacer un esfuerzo para modificarlas y/ o suavizarlas.
Nuestras creencias funcionan a modo de etiquetas, y vamos con ellas a todas partes; se reflejan en nuestra forma de relacionarnos y de interpretar nuestro mapa (aunque ya sabemos que "mi mapa no es el territorio") y esto, evidentemente nos puede bloquear o limitar en cualquier momento, incluso a diario.
Por ejemplo, si yo tengo la creencia de que "Tengo que ser amable con tod@ el mundo para que no se enfaden conmigo", posiblemente estoy identificando que para sentirme bien conmigo mism@ tengo que conseguir que nadie se enfade conmigo, porque si esto ocurriera, sentiría CULPABILIDAD y rechazaría el conflicto por todos los medios. Posiblemente me encontraría con dificultades para ser asertiv@ y defender mis derechos, encontrándome limitad@ en mi forma de interactuar...Mi trabajo en este caso, sería modificar esta creencia, no para dejar de ser amable, sino convertir esta creencia en algo menos abrumador para mí y que me permitiera relacionarme con mi entorno sin sentirme culpable y pudiendo ser asertiv@ de forma libre.
Creencias podemos tener de todo tipo, desde: "Si llueve tengo que abrigarme hasta arriba porque sino caeré enferm@ en la cama", o "soy muy despistad@ y siempre ando dejándome cosas olvidadas" que pueden afectarme en momentos puntuales, a creencias que me pueden acompañar a diario como "Nunca conseguiré nada que me proponga porque no sé hacer nada" y que me pueden resultar perturbadoras a nivel personal y profesional pues siempre encontraré motivos por los que abandonar las cosas a medias con el consiguiente sentimiento de frustración que eso supone.
En el momento en el que somos conscientes de una creencia, ya estamos un paso más adelantados a la hora de poder modificarla, y cuando la escribimos y tratamos de racionalizarla, somos conscientes de lo absurdas de lo que son algunas de ellas,... pero tenemos que trabajar sobre ella porque nuestro inconsciente nos "obliga" a trabajar según esa etiqueta.
Y vosotr@s ¿os habéis parado a pensar en vuestras creencias?
Feliz noche de domingo.

sábado, 28 de mayo de 2011

148/365. El Jardín Secreto

Este es un Jardín Secreto... igual que el que describe este cuento con el mismo nombre:

"Érase una vez, hace mucho tiempo, el olvido encontró escondido, en la espesura del bosque de los sueños, un jardín marchito en el que no crecía nada. En él tan solo quedaba el esqueleto de un árbol solitario, en medio de un desierto de tierra estriada. Al olvido, al ver aquel jardín marchito, se le encogió el corazón y empezó a caminar despacio hacia el árbol para examinarlo más de cerca. Algunas raíces del árbol, cansadas de no encontrar agua en la tierra, habían salido a la superficie. - Pobre árbol pero, que yo recuerde, no tengo la culpa de que esté así - dijo en voz baja el olvido, para si mismo, y de esta forma no sentir remordimientos por la fortuna del árbol; después se fue sin darse cuenta de que había roto las raíces del árbol al pisarlas sin querer. Pasó mucho tiempo y nadie mas supo del jardín marchito hasta que, un día la esperanza y la ilusión decidieron dar un paseo por el bosque de los sueños. Ya se habían adentrado mucho en la espesura y, pese a conocer bien el bosque, se perdieron. Después de dar vueltas y vueltas no consiguieron averiguar donde se encontraban. - Mira, allí parece que hay un claro – le dijo la esperanza a la ilusión. - Si, vallamos allí a ver si reconocemos aquel lugar. Aquel claro era el jardín marchito, que estaba tal y como el olvido lo dejo hacía mucho tiempo. - Este sitio da pena solo de verlo – comento la ilusión a la esperanza. - Mira aquel árbol tan solitario, parece estar muy triste – contesto la ilusión. - Debe de ser por que lleva aquí solo mucho tiempo – dijo la esperanza con el corazón encogido. - Tengo una idea ¿y si trabajamos esta tierra plantando flores bonitas?, quizás así la gente que pase por aquí se pare a contemplarlas y de esta forma el árbol tendrá compañía y no se sentirá tan solo. A lo mejor de esta forma el árbol está más feliz y vuelve a cobrar vida. - No creo que sea una buena idea – dijo la esperanza – un árbol que ha muerto no puede revivir así por que si. Después de aquel día, ni la ilusión ni la tristeza dijeron a nadie que existía ese jardín marchito, para así evitar que nadie que pasara por allí se entristeciera al ver aquel paisaje. Pero desde entonces la ilusión fue cada día a aquel lugar y plantaba una rosa, que se secaba al poco tiempo por ya que allí la tierra era seca y nunca llovía. Al cabo de un mes, en el jardín ya había treinta rosas rojas que se fueron marchitando una a una. Al cabo del año, en el jardín había más de trescientas rosas marchitas que le hacían a aquel lugar merecedor del nombre del jardín marchito. A la ilusión cada vez se le encogía más el corazón al ver aquel lugar tan triste, pero a la vez tan bello, y decidió invitar un día a la esperanza para que la acompañara. - Vaya, realmente este lugar es mucho mas bello con todas las rosas marchitas en el suelo, pero sigue tan triste como antes – le dijo la esperanza a la ilusión cuando vio el paisaje. Durante un rato, pasearon en silencio entre las rosas marchitas y se detuvieron delante del árbol solitario. - ¿Te acuerdas del árbol? – preguntó la ilusión. - Si – le contesto la esperanza – Ahora que lo veo de cerca me doy cuenta de que tiene las raíces rotas. - Es verdad, nunca me había fijado en eso. A la esperanza se le calló una lágrima, producida por la tristeza de aquel lugar. Aquella lágrima calló en la tierra estriada de aquel jardín, que al momento se convirtió en tierra fértil, y, como por arte de magia, todas las flores cobraron vida llenándolo todo con su color rojo. El árbol también revivió y llenó sus grandes ramas de hojas. La ilusión y la esperanza brincaban de alegría. Gracias al trabajo de la ilusión y a la lágrima de esperanza habían convertido aquel lugar en el paraíso más bello de todo el bosque de los sueños y tan solo ellos dos sabían de su existencia. Aquel día la esperanza y la ilusión hicieron la promesa de no decirle a nadie jamás que existe ese jardín, y así evitar que alguien lo estropee de nuevo, y desde entonces dejaron de llamar a aquel lugar el jardín marchito y se referían a ese lugar como el jardín secreto".

El autor no sé quién es, pero creo que tiene un gran mensaje. Dentro de todos nosotros, tenemos un jardín, en nuestra mano está que en lugar de marchito sea un maravilloso Edén.

viernes, 27 de mayo de 2011

147/365


Pequeños detalles, originalmente cargada por rutroncal.
En la carrera de Psicología te enseñan a prestar atención a los pequeños detalles, a observar todo lo que te rodea y obtener la máxima información posible de todo lo que está relacionado con una situación determinada.

Pero además... nuestra vida está llena de pequeños detalles que hacen que nos sintamos "como en casa" o no. Quizás no eres consciente de todos ellos, sólo te das cuenta cuando faltan... aunque sólo sea una percepción.

Yo cuando me voy de viaje... los echo de menos... no sabría decir qué ni cuántos... pero algo te falta... Es cuando llegas a casa... cuando te das cuenta que ya estás complet@ y ya no te preocupas por buscarl@s porque ya están contigo.

miércoles, 25 de mayo de 2011

145/365


Good morning coffee!!!, originalmente cargada por rutroncal.
Me encanta el olor del café por las mañanas... aunque me lo tome con un montón de leche y a ser posible calentico (aunque sea verano).

Las costumbres, nuestros pequeños hábitos, en los hoteles se modifican...; quién no suele desayunar... desayuna, quién lo hace de forma frugal... se harta a comer de todo lo que puede (sobre todo si hay buffet).
¿Zumo de naranja? por supuesto!! aunque a diario te parezca raro tomarte un vaso de zumo antes del vaso de leche...

Pero lo que sí está en común,... lo que sí mantenemos... es el café.

Yo desde luego, lo necesito. Quizás no tome más café a lo largo del día, pero esa taza aromática por la mañana... no me la pierdo.

Me encanta poner los 5 sentidos al comenzar el día... parece que así tienes la sensación de que el tiempo es tuyo y puedes concentrarte en pensar que vas a tener un buen día.

martes, 24 de mayo de 2011

144/365. Las nubes...

Me encantan las nubes..., originalmente cargada por rutroncal.

Como no... he encontrado un cuento sobre nubes precioso...

"Pampelum es una ciudad maravillosa donde casi todos se conocen y viven en paz, donde no hay crisis, ni ejércitos. Además, tienen una fábrica de nubes. Plum pinta las nubes y es el responsable de la fábrica. Siempre está atento a todo lo que se necesita en lo que se refiere a los pedidos de nubes, y a que todo esté en su lugar. Su trabajo es estupendo, por lo que el señor Blam, que es el dueño de la fábrica, no tiene de qué preocuparse. Un día la fábrica se queda sin pintura, y Plum no sabe qué hacer. Busca pintura y sólo encuentra colores muy llamativos, aun así decide pintar las nubes para poder entregar a tiempo los pedidos. De repente pasan por el cielo de Pampelum nubes rojas, verdes, amarillas y de otros colores. El alcalde de Pampelum llama al señor Blam y le reclama. El dueño de la fábrica se enoja con Plum y lo despide. Lo que el señor Blam no sabe es que en varias partes de la ciudad las nubes de colores han tenido un gran éxito. Cuando se da cuenta de que los pedidos de nubes de colores se incrementan, va en busca de Plum y lo contrata nuevamente, conviertiéndolo en su socio.Las nubes de colores son lo mejor"

¿Y no será que todos necesitamos tener colores en nuestra vida que nos hagan ver la vida desde diferentes perspectivas?

Cuento sacado del Blog "Quecosamasmona"

lunes, 23 de mayo de 2011

143/365


Con @goroji de turismo..., originalmente cargada por rutroncal.
El Domingo llegué a Pamplona y el Lunes tuve la oportunidad de disfrutar de una tarde genial con un gran cicerone como guía... @goroji , compartimos risas, pintxos, cañitas, twitter, charlas y más risas...
Todo un placer...
Muchas gracias Charlie por un día genial e inolvidable

domingo, 22 de mayo de 2011

142/365. Tráfico aéreo


No cabe nadie mas..., originalmente cargada por rutroncal.

Me gusta observar a la gente, cómo hablan entre ellos, que hacen, cómo reaccionan ante las diferentes situaciones, .... y todavía se convierte en algo más interesante observarlo en una terminal de aeropuerto.

La gente suele estar nerviosa, y no todos reaccionan de la mejor manera. Aparecen conductas que desvelan egoísmos ocultos, (o no tan ocultos) o preocupaciones por falta de información o de experiencia en este tipo de situaciones.

Además, te das cuenta de que no existen estereotipos, jóvenes de apariencia despreocupada y que son los únicos que ceden el asiento, o personas de apariencia amable que no paran de pegar empujones por doquier sin pedir disculpas por su falta de cortesía...

Hay que ponerse en situación, en el momento en el que entras en un aeropuerto, comenzando con el puesto de control, dejas de disponer de tu tiempo... pasas a depender de lo que entre los guardias de seguridad, controladores, compañías, etc... quieran hacer contigo y tu tiempo lo que gusten.

Entre esa falta de tiempo, falta de control y de comprensión sobre los retrasos, falta de información, citas retrasadas, falta de respuestas,... nervios, cansancio, incertidumbre... sale lo mejor y lo peor de cada casa...

Todavía sigo sin entender porqué la gente cuando aterriza el avión, antes de que el avión se pare y las luces de seguridad se apaguen, ya se han levantado a por su equipaje de mano y caminen hacia la terminal sin seguir el camino dedicado a los peatones.
¿Será cuestión de dar ejemplo? ¿es sólo cuestión de uno?

sábado, 21 de mayo de 2011

141/365


Jornada de reflexion, originalmente cargada por rutroncal.

Como en toda jornada de reflexión, podemos escoger o hablar... o el silencio. Yo hice ambas cosas, pero me gustó un poema de Octavio Paz sobre El Silencio.
Así como del fondo de la música
brota una nota
que mientras vibra crece y se adelgaza
hasta que en otra música enmudece,
brota del fondo del silencio
otro silencio, aguda torre, espada,
y sube y crece y nos suspende
y mientras sube caen
recuerdos, esperanzas,
las pequeñas mentiras y las grandes,
y queremos gritar y en la garganta
se desvanece el grito:
desembocamos al silencio
en donde los silencios enmudecen.

jueves, 19 de mayo de 2011

139/365. Puentes...

Los puentes me han recordado otro cuento que leí hace tiempo y que lo he recuperado en internet. Como siempre, a mi me ha hecho reflexionar, en este caso, sobre cómo a veces el reencuadre de una situación puede cambiar totalmente el sentimiento.
El cuento se llama: Construyendo puentes

Erase una vez, dos hermanos que vivían en granjas vecinas cayeron en un conflicto, que comenzó con un pequeño malentendido y fue creció hasta ser una barrera inseparable.

Una mañana alguien llamó a la puerta de uno de ellos. Al abrirla encontró un carpintero que le dijo:

- Estoy buscando trabajo por unos días.
- Pues tengo un trabajo para usted. Mire al otro lado del arroyo aquella granja, ahí vive mi vecino, bueno, de hecho es mi hermano menor. La semana pasada había un hermosa pradera entre nosotros, él tomó su tractor y desvió el cauce del arroyo para que nos separara. ¿Vé usted aquella pila de desechos de madera junto al granero? Quiero que construya una gran cerca para no verlo nunca mas.
- Creo que comprendo su situación. Muéstreme donde están los clavos y la pala para hacer los hoyos de los postes y le entregaré un trabajo que lo dejara satisfecho.

Aquel hermano ayudó al carpintero a reunir todos los materiales y dejó la granja por el resto del día para ir al pueblo. El carpintero trabajó duro midiendo, cortando y clavando. Cerca del ocaso, cuando el granjero regresó, el carpintero justo había terminado su trabajo. El granjero quedó con los ojos completamente abiertos, no había ninguna cerca, en su lugar había un puente. Un puente que además unía las dos granjas a través del arroyo.

En ese momento, su hermano menor, vino desde su granja y abrazandole le dijo:
- ¡Eres una gran persona, mira que construir este hermoso puente después de lo que te he hecho y dicho!

Estaban en su reconciliación los dos hermanos, cuando vieron que el carpintero tomaba sus herramientas, ¡no¡, espera, le dijo el hermano mayor. “quédate unos cuantos días, tengo muchos proyectos para ti”. “me gustaría quedarme”, dijo el carpintero, pero tengo muchos puentes por construir.

Y a vosotros, ¿qué os hace pensar este relato?

miércoles, 18 de mayo de 2011

138/365


Quien se ha llevado mi queso??, originalmente cargada por rutroncal.

En los lugares más insospechados... hay también sorpresas agradables

martes, 17 de mayo de 2011

137/365. Coaching 2.0 y Muffins

Coaching 2.0, originalmente cargada por rutroncal.

Hoy tocaba clase de #teku20 y hablábamos de Coaching... este es el cuento con el que hemos comenzado la sesión. Cada uno, puede aprovechar y hacer su reflexión ....

Se llama "Alegoría del Carruaje" y es un relato recogido por Jorge Bucay.

Un día de octubre, una voz familiar en el teléfono me dice: —Salí a la calle que hay un regalo para vos. Entusiasmado, salgo a la vereda y me encuentro con el regalo. Es un precioso carruaje estacionado justo justo frente a la puerta de mi casa. Es de madera de nogal lustrada, tiene herrajes de bronce y lámparas de cerámica blanca, todo muy fino, muy elegante, muy “chic”. Abro la portezuela de la cabina y subo. Un gran asiento semicircular forrado en pana bordó y unos visillos de encaje blanco le dan un toque de realeza al cubículo.

Me siento y me doy cuenta que todo está diseñado exclusivamente para mí, está calculado el largo de las piernas, el ancho del asiento, la altura del techo... todo es muy cómodo, y no hay lugar para nadie más. Entonces miro por la ventana y veo “el paisaje”: de un lado el frente de mi casa, del otro el frente de la casa de mi vecino... y digo: “¡Qué bárbaro este regalo! Qué bien, qué lindo...” Y me quedo un rato disfrutando de esa sensación. Al rato empiezo a aburrirme; lo que se ve por la ventana es siempre lo mismo. Me pregunto: “¿Cuánto tiempo uno puede ver las mismas cosas?” Y empiezo a convencerme de que el regalo que me hicieron no sirve para nada. De eso me ando quejando en voz alta cuando pasa mi vecino que me dice, como adivinándome: —¿No te das cuenta que a este carruaje le falta algo?Yo pongo cara de qué-le-falta mientras miro las alfombras y los tapizados. —Le faltan los caballos —me dice antes que llegue a preguntarle. Por eso veo siempre lo mismo —pienso—, por eso me parece aburrido... —Cierto —digo yo.

Entonces voy hasta el corralón de la estación y le ato dos caballos al carruaje. Me subo otra vez y desde adentro grito:—¡¡Eaaaaa!!El paisaje se vuelve maravilloso, extraordinario, cambia permanentemente y eso me sorprende. Sin embargo, al poco tiempo empiezo a sentir cierta vibración en el carruaje y a ver el comienzo de una rajadura en uno de los laterales. Son los caballos que me conducen por caminos terribles; agarran todos los pozos, se suben a las veredas, me llevan por barrios peligrosos. Me doy cuenta que yo no tengo ningún control de na-da; los caballos me arrastran a donde ellos quieren. Al principio, ese derrotero era muy lindo, pero al final siento que es muy peligroso. Comienzo a asustarme y a darme cuenta que esto tampoco sirve. En ese momento, veo a mi vecino que pasa por ahí cerca, en su auto. Lo insulto:—¡Qué me hizo!Me grita: —¡Te falta el cochero!—¡Ah! —digo yo. Con gran dificultad y con su ayuda, sofreno los caballos y decido contratar a un cochero. A los pocos días asume funciones. Es un hombre formal y circunspecto con cara de poco humor y mucho conocimiento. Me parece que ahora sí estoy preparado para disfrutar verdaderamente del regalo que me hicieron.Me subo, me acomodo, asomo la cabeza y le indico al cochero adónde quiero ir. Él conduce, él controla la situación, él decide la velocidad adecuada y elige la mejor ruta. Yo... Yo disfruto del viaje.

Esta pequeña alegoría debería servirnos para entender el concepto holístico del ser.Hemos nacido, salido de nuestra “casa” y nos hemos encontrado con un regalo: nuestro cuerpo. Un carruaje diseñado especialmente para cada uno de nosotros. Un vehículo capaz de adaptarse a los cambios con el paso del tiempo, pero que será el mismo durante todo el viaje. A poco de nacer, nuestro cuerpo registró un deseo, una necesidad, un requerimiento instintivo, y se movió. Este carruaje —el cuerpo— no serviría para nada si no tuviese caballos; ellos son los deseos, las necesidades, las pulsiones y los afectos. Todo va bien durante un tiempo, pero en algún momento empezamos a darnos cuenta que estos deseos nos llevaban por caminos un poco arriesgados y a veces peligrosos, y entonces tenemos necesidad de sofrenarlos. Aquí es cuando aparece la figura del cochero: nuestra cabeza, nuestro intelecto, nuestra capacidad de pensar racionalmente. Ese cochero manejará nuestro mejor tránsito.Hay que saber que cada uno de nosotros es por lo menos los tres personajes que intervienen allí. Vos sos el carruaje, sos los caballos y sos el cochero durante todo el camino, que es tu propia vida. La armonía deberás construirla con todas estas partes, cuidando de no dejar de ocuparte de ninguno de estos tres protagonistas. Dejar que tu cuerpo sea llevado sólo por tus impulsos, tus afectos o tus pasiones puede ser y es sumamente peligroso. Es decir, necesitás de tu cabeza para ejercer cierto orden en tu vida. El cochero sirve para evaluar el camino, la ruta. Pero quienes realmente tiran del carruaje son tus caballos. No permitas que el cochero los descuide. Tienen que ser alimentados y protegidos, porque... ¿qué harías sin los caballos? ¿Qué sería de vos si fueras solamente cuerpo y cerebro? Si no tuvieras ningún deseo, ¿cómo sería la vida? Sería como la de esa gente que va por el mundo sin contacto con sus emociones, dejando que solamente su cerebro empuje el carruaje.Obviamente, tampoco podés descuidar el carruaje, porque tiene que durar todo el trayecto. Y esto implicará reparar, cuidar, afinar lo que sea necesario para su mantenimiento. Si nadie lo cuida, el carruaje se rompe, y si se rompe se acabó el viaje. Recién cuando puedo incorporar esto, cuando sé que soy mi cuerpo, mi dolor de cabeza y mi sensación de apetito, que soy mis ganas y mis deseos y mis instintos; que soy además mis reflexiones y mi mente pensante y mis experiencias... Recién en ese momento estoy en condiciones de empezar, equipado, este camino, que es el que hoy decido para mí.

Planteate una meta, piensa en tus recursos y empieza a disfrutar el camino.

lunes, 16 de mayo de 2011

136/365. Justicia social???

Cuadriculada!!, originalmente cargada por rutroncal.

La foto del día la dedico a una reflexión cotidiana...

Hoy he ido a comprar al supermercado de siempre, y justo cuando estaba en la fila de cajas comenzaba a cerrar sus puertas y por supuesto, igual que yo, estábamos más gente esperando que llegara nuestro turno para salir antes de que cerraran.

El caso, es que acababan de anunciar que el super cerraba sus puertas y un joven entra corriendo en el supermercado, deja la bicicleta y traspasa el acceso corriendo procurando ir hacia su objeto de necesidad antes de que fuera demasiado tarde... cuando de pronto, una de las cajeras le ha hecho el alto y le ha indicado que no podía entrar, que estaba cerrado. El chico ha solicitado que no tardaba ni un minuto, que sólo quería comprar una botella de leche, pero ella le ha dicho textualmente que le daba igual. El joven, resignado, se va hacia la bicicleta todavía mirando la cantidad de gente que quedábamos en las cajas y que seguramente le habría dado tiempo a coger esa botella de leche sin que fuera demasiado drama.

El caso, es que pasados un par de minutos, el chico todavía estaba observando la escena de cajas, entra una anciana en el super, que ni corta ni perezosa, se dirige a la cajera, la mira, le enseña una bolsa de tela y le dice que entra a comprar galletas. A lo que esta cajera, la misma que hacía dos minutos le había dicho a este muchacho que no podía entrar, no dice ni "mu".

Y mi pregunta es: ¿por qué a veces nos sentimos en el derecho de imponer normas para unos y no para otros?

Reconozco que en el momento de la negativa al chico, me ha parecido correcto. Horario de cierre, quizás las formas no eran las más correctas, pero el procedimiento exige cumplirse. Además de que hay que poner límites en algún sitio.

Pero sinceramente me parece injusto que la anciana haya entrado con una tranquilidad pasmosa como si fueran las 17.00 h de la tarde y no se le haya dicho nada mientras el joven de la bicicleta observaba sin decir nada.

Si dejas a uno, dejas a los dos. ¿Qué opinais?

domingo, 15 de mayo de 2011

135/365. El secreto de la felicidad

Finiquitando el domingo..., originalmente cargada por rutroncal.

Finiquitando el Domingo.. aprovechando los momentos que quedan para que termine el fin de semana, que como conclusión del mismo me gustaría compartir un cuento de Paulo Coelho: El secreto de la felicidad

"Cierto mercader envió a su hijo con el más sabio de todos los hombres para que aprendiera el Secreto de la Felicidad. El joven anduvo durante cuarenta días por el desierto, hasta que llegó a un hermoso castillo, en lo alto de la montaña. Allí vivía el sabio que buscaba.

Sin embargo, en vez de encontrar a un hombre santo, nuestro héroe entró en una sala y vio una actividad inmensa; mercaderes que entraban y salían, personas conversando en los rincones, una pequeña orquesta que tocaba melodías suaves y una mesa repleta de los más deliciosos manjares de aquella región del mundo. El sabio conversaba con todos, y el joven tuvo que esperar dos horas para que lo atendiera.

El sabio escuchó atentamente el motivo de su visita, pero le dijo que en aquel momento no tenía tiempo de explicarle el Secreto de la Felicidad. Le sugirió que diese un paseo por su palacio y volviese dos horas más tarde.

-Pero quiero pedirte un favor- añadió el sabio entregándole una cucharita de té en la que dejó caer dos gotas de aceite-. Mientras caminas, lleva esta cucharita y cuida que el aceite no se derrame.

El joven comenzó a subir y bajar las escalinatas del palacio manteniendo siempre los ojos fijos en la cuchara. Pasadas las dos horas, retornó a la presencia del sabio.

¿Qué tal?- preguntó el sabio- ¿Viste los tapices de Persia que hay en mi comedor? ¿Viste el jardín que el Maestro de los Jardineros tardó diez años en crear? ¿Reparaste en los bellos pergaminos de mi biblioteca?

El joven avergonzado, confesó que no había visto nada. Su única preocupación había sido no derramar las gotas de aceite que el Sabio le había confiado.

Pues entonces vuelve y conoce las maravillas de mi mundo -dijo el Sabio-. No puedes confiar en un hombre si no conoces su casa.

Ya más tranquilo, el joven tomó nuevamente la cuchara y volvió a pasear por el palacio, esta vez mirando con atención todas las obras de arte que adornaban el techo y las paredes. Vio los jardines, las montañas a su alrededor, la delicadeza de las flores, el esmero con que cada obra de arte estaba colocada en su lugar. De regreso a la presencia del Sabio, le relató detalladamente todo lo que había visto.

¿Pero dónde están las dos gotas de aceite que te confié? -preguntó el Sabio-.

El joven miró la cuchara y se dio cuenta que las había derramado.

Pues éste es el único consejo que puedo darte - le dijo el más Sabio de todos los Sabios-. El Secreto de la Felicidad está en mirar todas las maravillas del mundo, pero sin olvidarse nunca de las dos gotas de aceite en la cuchara."

Cuántas veces caminamos por la vida pendientes de las gotas de aceite de la cuchara... y lo que es peor... cuántas otras nos dejamos llevar por nuestros impulsos y perdemos el objetivo de conservarlas.

Feliz Semana!!a

sábado, 14 de mayo de 2011

134/365. Compartir es vivir

Restos de muffin, originalmente cargada por rutroncal.

Sábado tarde. Raúl (@fisioentrevias), Carolina (@carol20801), Miguel (@manyez), José (o Paco o @dagmar96hours) y yo tomando un café en el Starbucks de la calle la paz y compartiendo una muffin. No sólo cada uno tomó lo que le apetecía sino que además sobró. Compartir es vivir. Compartimos no sólo una muffin, sino opiniones, experiencias, risas y ganas de compartir algo tan valioso como todo eso: nuestro TIEMPO.
Gracias por formar parte de un sábado inolvidable :)

viernes, 13 de mayo de 2011

133/365. Diferentes enfoques

Vista y cuerpo cansados, originalmente cargada por rutroncal.

A veces el cansancio, las preocupaciones, nuestros propios problemas o nuestros paradigmas nos hacen ver la realidad de forma distinta.
Y con respecto a esto... por supuesto, un cuento:

RIQUEZA Y POBREZA

Una vez, un padre de una familia acaudalada llevó a su hijo a un viaje por el campo, con el firme propósito de que viera cuan pobre era la gente del campo que comprendiera el valor de las cosas y lo afortunados que eran ellos.
Estuvieron por espacio de un día y una noche completos en la granja de una familia campesina muy humilde.
Al concluir el viaje y de regreso a casa el padre le pregunta a su hijo:
- ¿ Que te pareció el viaje?
- !!Muy lindo papá!!
- ¿Viste que tan pobre y necesitada puede ser la gente?
- ¡ Si ¡
- ¿Y que aprendiste?
- Vi que nosotros tenemos un perro en casa, y ellos tienen cuatro. Nosotros tenemos una piscina de 25 metros, ellos tienen un arroyo que no tiene fin. Nosotros tenemos lámparas importadas en el patio, ellos tienen miles de estrellas. Nuestro patio llega hasta el limite de la casa, el de ellos tiene todo el horizonte. Especialmente papá, vi que ellos tienen tiempo para conversar y convivir en familia. Tú y mamá tienen que trabajar todo el tiempo y casi nunca los veo y rara es la vez que charlan conmigo.
Al terminar el relato, el padre se quedó mudo...y su hijo agregó:
- Gracias papá, por enseñarme lo ricos que podríamos llegar a ser...

Feliz fin de semana

jueves, 12 de mayo de 2011

132/365. La confianza según Covey

Conferencia sb confianza en la UA, originalmente cargada por rutroncal.

Lo único que cambia todo: La Confianza

Hay una cosa que es común a todos los individuos, relaciones interpersonales, equipo, familia, organización, nación o civilización en cualquier lugar del mundo. Una cosa que si se remueve puede destruir el gobierno más poderoso, el negocio más exitoso, la amistad más grande, el amor más profundo. Por otra parte si se desarrolla y potencia es lo único que puede crear un éxito sin precedentes y generar prosperidad en todas las dimensiones de la vida. Sin embargo es la menos comprendida y la más subestimada en este tiempo. Eso se llama: confianza.

miércoles, 11 de mayo de 2011

131/365. London, London


London explorer, originalmente cargada por rutroncal.
London, London de Cibelle




I'm wandering round and round nowhere to go
I'm lonely in London London is lovely so
I cross the streets without fear
Everybody keeps the way clear
I know, I know no one here to say hello
I know they keep the way clear
I am lonely in London without fear
I'm wandering round and round here nowhere to go

While my eyes
Go looking for flying saucers in the sky

Oh Sunday, Monday, Autumm pass by me
And people hurry on so peacefully
A group approaches a policeman
He seems so pleased to pleace them
It's glad to live at least and I agree
He seems so pleased at least
And it's so good to live in peace and
Sunday, Monday, years and I agree
I agree

While my eyes
Go looking for flying saucers in the sky
While my eyes
Go looking for flying saucers in the sky

I choose no face to look at
Choose no way
I just happen to be here
And it's ok
Green grass, blue eyes, gray sky, God bless
Silent pain and happiness
I came around to say yes, and I say

Green grass, blue eyes, gray sky, God bless
Silent pain and happiness
I came around to say yes, and I say

But my eyes
Go looking for flying saucers in the sky

But my eyes
Go looking for flying saucers in the sky...

martes, 10 de mayo de 2011

130/365. No te detengas

Hoy he tenido la suerte de encontrar un poema que me parece revelador de un estado de ánimo, de un estilo de encarar la vida y de una propuesta firme por que cada día encontremos algo positivo a lo que agarrarnos y por lo que seguir yendo hacia adelante. Como siempre, me gustaría compartirlo y animaros que al igual que yo lo he hecho, dediquéis un par de minutos de reflexión tras su lectura.

NO TE DETENGAS

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ...

Versión de: Leandro Wolfson (atribuido a Walt Whitman)

lunes, 9 de mayo de 2011

129/365. Hojas de Hierba


Volviendo a casa desde el tren, originalmente cargada por rutroncal.
Hojas de hierba (fragmento)

"Creo que una brizna de hierba no es inferior a la jornada de los astros
y que la hormiga no es menos perfecta ni lo es un grano de arena...
y que el escuerzo es una obra de arte para los gustos más exigentes...
y que la articulación más pequeña de mi mano es un escarnio para todas las máquinas.
Quédate conmigo este día y esta noche y poseerás el origen de todos los poemas.
Creo en ti alma mía, el otro que soy no debe humillarse ante ti
ni tú debes humillarte ante el otro.
Retoza conmigo sobre la hierba, quita el freno de tu garganta.
(...)"
Walt Whitman

domingo, 8 de mayo de 2011

128/365. Buscando un sentido


Buscando un sentido, originalmente cargada por rutroncal.
Después de muchos años, por fin me estoy leyendo "El mundo de Sofia" un gran libro que trata de resumirte y ponerte en disposición para comprender las grandes preguntas con las que los filósofos comenzaron a tratar de responder.

El libro comienza con la primera gran pregunta: ¿Quién eres?. Todos conocemos nuestro nombre y apellidos, pero ¿sabemos quienes somos? ¿sabemos si lo que forma parte de nuestras motivaciones y deseos son realmente nuestr@s o forman parte de lo que "debemos" desear o querer? y lo más importante, dejamos de hacernos preguntas, si nos resignamos al mundo en el que "nos ha tocado vivir" y dejamos de sorprendernos... ¿Qué podemos esperar?

Esto me recuerda al hábito 2 de S. Covey, hay que comenzar con un fin en mente, identificar cuál es nuestra misión en nuestra vida, qué es lo que queremos lograr, porque como dice también Séneca: Ningún viento es favorable para quien no tiene un puerto de destino.

En ocasiones nos planteamos estas preguntas en el trabajo, a la hora de gestionar nuestro tiempo,... pero rara vez nos lo planteamos con respecto a lo que queremos hacer con nuestra vida, con nuestras motivaciones reales o deseos más profundos.

El vídeo que os pongo es un ejercicio que deberíamos hacer de vez en cuando, y es el visualizar nuestro 8o cumpleaños, a quiénes nos gustaría ver en esa fiesta, qué nos gustaría sentir y qué nos gustaría haber hecho antes de llegar ese momento, que nos gustaría que dijeran de nosotros la gente que está más cercana a nosotr@s y la pregunta quizás más crucial, ¿qué estamos haciendo nosotr@s en estos momentos para que esa visión sea real?


sábado, 7 de mayo de 2011

127/365


Saliendo de Mercadona, originalmente cargada por rutroncal.

Imagen curiosa dos perricos blancos, una abuela con su nieto paseando tranquilos ...

viernes, 6 de mayo de 2011

126/365. Blue Moon


Blue Moon, originalmente cargada por rutroncal.
Luna en Azul y de fondo.... Chris Isaak



http://youtu.be/NuCZDanw3aE

jueves, 5 de mayo de 2011

125/365. Carta de Penélope a Ulises

Banquito al mar, originalmente cargada por rutroncal.

Hoy te espero tejiendo una hermosa bufanda
intercalo colores, entre besos y ansias
En el jardín florecido de esperas inquietas
Mi corazón te llama y mi mente te sueña

OH mi Ulises querido, cuanto te amo en silencio
necesito tus besos, necesito palabras
tú rey de mi vida, sabes como endulzarme
y en un banco callado voy bordando esperanzas

Atraviesa tu barco, esas aguas revueltas
repletas se sirenas que a tu paso te llaman
te dedican su canto y embrujarte pretenden
no las escuches, amor, regresa a tu casa

Me acompañan níveas palomas
con sus trajes de gala, sus arrullos recuerdan
cuando tú me arrullabas tocando mi piel
cuando tierno y amoroso a mi te abrazabas

El tiempo ha pasado y mi amor que es eterno
te sigue esperando, no importa que en la noche
deshaga mi bordado y comience de nuevo
No habrá otro galán que acaricie mis manos

Soy tuya Ulises, mi amado, tesoro de mi espera
Los dioses bendijeron nuestra unión para siempre
Yo te amare más Alla de la muerte
Y en este banco espero, ansiosa que llegues...

Penélope

miércoles, 4 de mayo de 2011

124/365. La bolsa de Clavos

Detalle del hotel de Gijon, originalmente cargada por rutroncal.

Cuando hice esta foto me acordé por asociación de ideas de un cuento que me parece muy interesante, sobre todo cuando la imagen es de una máquina registradora y como dirían los contables.... "todo apunte, cuenta".
El cuento dice así: La bolsa de Clavos

Esta es la historia de un joven que tenía muy mal carácter.
Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, debería clavar un clavo detrás de la puerta.
El primer día, el muchacho clavó 37 clavos detrás de la puerta.
Las semanas que siguieron, a medida que el aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos clavos detrás de la puerta.
Descubría que era más fácil controlar su genio que clavar clavos detrás de la puerta.
Llegó el día en que pudo controlar su carácter durante todo el día.
Después de informar a su padre, este le sugirío que retirara un clavo cada día que lograra controlar su carácter y demostrara paciencia.
Los días pasaron y el joven pudo finalmente anunciar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta.
Su padre lo tomó de la mano y lo llevo hasta la puerta.
Le dijo: has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta. Nunca más será la misma.
Cada vez que tu pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que aquí ves.
Tu puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero del modo como se lo digas lo devastara, y la cicatriz perdurara para siempre.
Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa física.

Los amigos son joyas preciosas. Nos hacen reír y nos animan a seguir adelante. Nos escuchan con atención, y siempre están dispuestos a abrirnos su corazón y demostrarnos empatía para lo bueno y para lo malo.

martes, 3 de mayo de 2011

lunes, 2 de mayo de 2011

122/365


Views from the gate n° R52, originalmente cargada por rutroncal.
Semana de vuelos, semana de esperas, semana de paciencia....

domingo, 1 de mayo de 2011

121/365. La caja de Besos

Chuches para el dia de la madre, originalmente cargada por rutroncal.

Hoy día de la madre, quería recordar un cuento que un día mi madre me regaló. Se llama la Caja de Besos.

"Hace ya un tiempo un hombre castigó a su pequeña hija de tres años por desperdiciar un rollo de papel dorado para envoltura. El dinero le era escaso en esos dias, por lo que explotó en furia cuando vio a la niña tratando de envolver una caja.

A la mañana siguiente, la niña regaló a su padre la caja envuelta y le dijo: "esto es para ti, papito". El se sintió avergonzado, pero cuando abrió la caja y la encontró vacía, otra vez gritó con ira: ¿acaso no sabes que cuando se le da un regalo a alguien se supone que debe haber algo adentro?

La pequeña volteó hacia arriba el rostro y con lágrimas en los ojos le dijo:"oh, papito, ¡no esta vacía! Yo soplé besos dentro de esa caja y todos son para tí."

El padre se sintió morir; rodeó con sus brazos el pequeño cuerpo de su hija y le suplicó que lo perdonara. Dicen que el hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama por años y que siempre que se sentía derrumbado,tomaba de ella un beso y recordaba el amor que su hija habia depositado ahí."

La mayoría de las veces la clave de este día no está en los regalos materiales, sino en los detalles.