martes, 19 de abril de 2011

Si pienso que no puedo confiar en nadie más que en uno mismo.... ¿Cómo voy a pensar en "ganar - ganar"?


Ultimamente, cuando explico en cursos los principios de cooperación (ganar - ganar), hablo de asertividad, la comunicación y las posiciones vitales (el principio de comunicación: Yo estoy bien- Tú estás bien), etc... me encuentro con que varias personas parecen tener en sus miradas principios de escepticismo, como si les estuviera planteando un mundo teórico - utópico y no pudieran llevarlo a la práctica en su día a día.

Hace unos días hablaba de las creencias limitantes o irracionales que hacen que nos comportemos de una determinada manera o que interpretemos nuestro mundo en base a esa creencia. Si una de mis creencias (bastante común en nuestra cultura) es el "piensa mal y acertarás" o "no te puedes fiar de nadie más que de ti mismo"... hemos de "suavizar" previamente esas creencias antes de estar preparados para una negociación dentro del principio de cooperación (Hábito 4, S. Covey), puesto que vamos en contra de lo que verdaderamente sentimos y nos descubriremos traicionando a nuestro interlocutor en la negociación, porque estaremos convencidos de que "nos va a engañar" o va a "utilizar la información que dispongamos a su favor y a nuestra contra".

La cuestión, es que por mucho que tratemos de aparentar ser adultos y de comportarnos como tales,... cuando hablamos de habilidades no nos alejamos demasiado de nuestra infancia. Y cuando hablamos de negociación o de resolución de conflictos en base a la búsqueda de soluciones constructivas, me encuentro con más de una reacción similar al "Ha sido él/ ella" o "Ha empezado él/ ella" de cuando éramos niños y cuando algo había salido mal o habíamos hecho algo que sabíamos que estaba mal.

Como parece que cuando somos adultos y nos explican los comportamientos con principios de teoría económica más que con teorías psicológicas adoptamos una posición mucho más receptiva, me gustaría compartir con vosotros un trocito de la película "Una mente maravillosa". Es cuando J. Nash empieza a dilucidar la teoría que después le llevaría al Nobel, pero que además podría ser la base de cualquier negociación dentro de un acuerdo de ganar - ganar: Lo principal es que cada miembro del equipo vaya hacia su objetivo ayudando a los demás a conseguir los suyos. Podría ser un buen comienzo. Apoyarnos unos a otros y no vislumbrar sólo en el horizonte nuestro objetivo como si no nos rodeara nada más en este mundo.

Hemos de pensar que si comienzo cualquier negociación pensando en que "me van a traicionar" eso se nota en mis movimientos y mi forma de actuar (C. Verbal y No Verbal), por lo que automáticamente mi interlocutor reacciona de forma defensiva tratando por tanto cada uno por su lado de conseguir el máximo beneficio, que nunca será el máximo para ambos. Y si comienzo una negociación en términos de confianza y llega un momento en que la traiciono... volver a la casilla de salida es muy difícil. Volver a generar confianza después de algo así supone mucho esfuerzo y más evidencias de las que necesitaríamos en un principio.

Lo que no pretendo en ningún caso es que pensemos (como ya he comentado en alguna ocasión) que todo el mundo es bueno, que no existe la mentira o el engaño y que yendo de esta manera todo nos saldrá bien.
Sólo planteo la reflexión siguiente: ¿Cómo puedo esperar que alguien confié en mí si no confío yo primero?
video

15 comentarios:

  1. El tema de la confianza tiene profundas raices, mi experiencia es que si desde pequeñito tus padres te han "fallado", engañado .... es muy difícil que de mayor confies en los demás.
    Y sin embargo, para poder resolver la desconfianza, has de confiar en alguien .... es complejo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Juana!! gracias por comentar!! la verdad es que el tema de la confianza como bien dices es algo complejo, en muchos de los casos si lo llegamos a visualizar es como un círculo en el que no parece tener un principio o final definido... los únicos que podemos decidir marcar un cambio somos nosotros mismos... y no es algo fácil, pues estamos más acostumbrados a seguir (casi por la fuerza centrípeta) dentro del círculo que a salirnos del él.

    ResponderEliminar
  3. A mí se me grabó a fuego el principio de toda la negociación es la confianza. Fue curioso, ya que la frase la dijo el director de mi entidad bancaria a la hora de firmar la compra de mi piso. Obviamente, la frase no iba dirigida a mi :)
    Y es verdad, en cualquier negociación ambas partes han de ganar, han de confiar, lo que no quita que seamos prudentes.
    En el terreno personal es más de lo mismo, si no doy, no recibiré, si no confias en mí, se rompe el lazo de unión.

    Un post maravilloso Rut! Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Tesi!!!
    La verdad es que la confianza es base para cualquier tipo de relación... y la clave de cómo condicionar cómo va a acabar algo está en uno mismo... para eso están los resultados del efecto Pygmalion o de la profecía autocumplida...

    Y eso sin pensar, por supuesto, que confianza es igual a ignorancia... sólo que nosotros somos los primeros condicionantes o principios activos de la fórmula... en nosotros están también los efectos secundarios...

    Gracias Tesi!! un besico!

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo!!!!

    La confianza es algo fundamental, sin ella no puede existir una buena relación.

    Admito que tengo mucha suerte con la familia en la que he nacido porque tiendo a confiar en la gente, al menos de primeras no me cierro. Con cuidado, por supuesto, de tal manera que si finalmente veo que no es lo que pensaba, aprendo y me distancio.

    Pero esa confianza en los demás, en sus opiniones, en todo lo que pueden aportarme, no sé, creo que me ayuda a aprender mucho y me enriquece.

    Soy una ilusa?! No sé, a lo mejor a veces sí... pero de primeras no quiero cambiar. Creo que me aporta muchas más cosas buenas que malas.

    Un abrazo enoooooorme!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Genial reflexión Tere!! me parece genial y además me siento identificada con el hecho de confiar en la gente y escuchar y observar a la primera antes de bloquear las posibilidades. Eso enriquece, sin duda.
    Gracias por comentar!!

    Eres un solete!! :)

    ResponderEliminar
  7. Confianza... o sexto sentido? Reflexión que de algo seguro que os suena: ¿qué hace que cinco personas que no se conocen "de nada" queden en un apartamento para pasar un finde en Valencia con otras cuatro o cinco personas que tampoco conocen de nada?

    Repito: ¿Confianza... o sexto sentido?

    O será verdad aquello que Dios los cría y ellos se juntan, jajaja...

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  8. Afrontar las relaciones, todas, confiando en la bondad de la gente.
    Afrontar las relaciones de amor con confianza absoluta, dandolo todo y confiando en recibir, sin esperarlo.

    Es la unica forma en que puedo entenderlo, a pesar de las decepciones.

    Buena entrada, buenos comentarios.

    ResponderEliminar
  9. Me da a mí que eso de Dios los cría y ellos se juntan tiene muuuuuuucho de verdad!

    Me encanta esa reflexión!!! :)

    Un besote!

    ResponderEliminar
  10. jajajaja Tienes toda la razón... si es que como dice bien el refrán "Dios los cría, y ellos se juntan". Y la verdad sea dicha, es que si ofreces confianza, en tí confiarán y al revés...

    Aunque puede ser que haya algo de sexto sentido... no me fijé en el pomo de la puerta... (jajajaja eso es para el q haya visto la peli...)

    Un besico gordo gordooooo

    ResponderEliminar
  11. Gracias Rafa por pasarte una vez más :)

    La clave es esa.. en a pesar de las decepciones, se capaces de seguir confiando y de valorar lo que nos hace seguir creyendo en las personas.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Buena entrada, he llegado aqui por el proyecto Fresneda y me ha gustado mucho.
    En el trabajo estoy intentando hacer un equipo con gente habituada a intereses individuales, es muy difícil porque no hay confianza.bss Conchita

    ResponderEliminar
  13. Gracias Conchita!! un placer que la casualidad te haya llevado aquí... :) en este tipo de cuestiones a veces va bien llevarte al grupo entero a hacer una formación en la que se trabaje la confianza y el trabajo en equipo o un coaching de equipo,... a veces una persona sola cuesta porque son muchos vicios o malos hábitos normalmente de hace tiempo arraigados que hacen que la gente no confíe.
    Pero la perseverancia y el no perder de vista el beneficio que supone ese esfuerzo hacen que al final logremos nuestra meta.
    Un abrazo

    Rut

    ResponderEliminar
  14. Yo no consigo confiar en nadie, lo intento, intento obligarme a confiar, mi cerebro me dice no lo hagas, y mi corazon que si lo haga, es una lucha interna continua. Actualmente no tengo ninguna amistad debido a eso la falta de confianza, y de hecho cuando bajo la guardia y me libero un poco al rato me arrepiento por ser debil delante de x persona. Yo opino que teniendo una persona en la que confiar no necesito mas, pero no tengo esa persona, y al fin y al cabo de siento sola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, ante todo muchas gracias por compartir tus sentimientos aunque sea de forma anónima. Entiendo que es duro no tener a nadie en quien confiar, porque efectivamente hace que te sientas sola. Quizás, y conste que no sé lo que te ha llevado a ese nivel de descofianza, es importante que te centres en lo que puedes ganar en si lo haces. Todas las personas, igual que tenemos cosas malas, tenemos cosas muy buenas. Yo te diria que te fiaras de tu corazón, y que confíes... Pero esto es sin conocer nada más de tí... Un saludo y mucho ánimo

      Eliminar